Como un suspiro, casi sin darte cuenta. Cada diciembre igual. A medida que avanzas en años y en experiencia empresarial te preguntas cómo puede ser que terminara ya el año.

Lo más puñetero es cuando al hacer el auto-examen descubres que estás en el mismo punto que hace un año en más de un área profesional y personal. Y joroba. Duele. ¿A que sí?

Sobre todo si eres una persona inquieta y apasionada del crecimiento profesional y personal.

Si eres como yo, haz como yo. Plantéate los retos más ambiciosos para principios del año. Besa las ranas en Q1 y Q2 (los dos primeros trimestres). Haz lo difícil. Invierte en ti y en tu liderazgo. Aprende, sal de tu zona de confort pronto en el año. Visita a esa persona que puede brindarte una oportunidad. Ármate de valor y haz esa llamada difícil, esa que te da un no-se-qué en el estómago.

Busca el 20 % de acciones a realizar que consiguen el 80% del resultado, y llévalas a cabo YA. Lo antes posible en el año. Sin excusas.

‘Lo mejor es enemigo de lo bueno’, me decía un amigo. No paralices esas acciones porque quieras esperar a hacer las cosas perfectas. Hacer, Fallar, Acertar, Celebrar, Disfrutar, y Volver a Empezar.

¡Pero YA! Acuérdate, el año que viene ya pasó.

 

Publicado por Nathan Manzaneque -

Connecting talent to opportunity | Inspiring change | Sharing | There's no better legacy than honesty

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: