El networking con ansia

Comer con ansia, me decía mi madre de pequeño, no es nada bueno. La comida no te sienta bien. ¿Te decía lo mismo la tuya? ¿Le dices eso a tus peques hoy día? Pues hacer networking empresarial con ansia viva, es igual de malo. Al menos, eso he comprobado yo en los últimos 10 años de networking empresarial.

Cuando haces networking empresarial y sientes ansia puede ser por diferentes razones. Muy legítimas todas. ¿Reflexionamos sobre algunas de ellas?

1.- Necesitas pasta. A lo mejor estás en una etapa de tu proyecto empresarial en la que necesitas facturar como sea. Ten en cuenta que el networking empresarial es una estrategia a largo plazo, no a corto.

2.- Has tenido experiencias poco productivas. Quizá has participado en networkings en el pasado y no te han servido para facturar más, por la razón que sea.

3.- Eres un adicto al networking. Te gusta tanto que te estás empachando sin darte cuenta. Seamos claros. Ir de sarao en sarao y conocer profesionales interesantes puede hasta molar más que tu actividad empresarial habitual. Sobre todo si en el entorno de networking te dan un ‘carguillo’ y te hacen sentir importante. De repente tienes una visibilidad que masajea tu ego como no lo hace nadie en tu rutina habitual. Hacer networking puede ser altamente adictivo.

Y no pasa . Si en sí mismas, estas situaciones no es que sean malas. Es muy legítimo que tengas objetivos de ventas a corto plazo. Y que quieras que cada minuto cuente y no sea una pérdida de tu tiempo. Y que te guste tanto que le dediques más tiempo del que pensabas en un inicio.

El problema puede venir si los demás creen que vas a vender tu libro y punto. La otra persona te ve con ganas de venderle algo, pero no tiene la sensación de que te interese su beneficio.

Como el networker ansioso cree que le perciben lo demás: ansioso 1

Como el networker ansioso es percibido en realidad por los demás:

ansioso 2

¿Qué puede llevarte a ofrecer esa imagen? Vamos a enumerar comportamientos que podrían contribuir a parecer ansioso y a que nos huyan como si de la peste se tratara. Por supuesto, no quiero decir que tú caigas en estas conductas. Pero nos sirve para mirar qué tal lo hacemos:

1- No creas relaciones de verdad. Vas a lo que vas. No muestras un interés real y sincero en la otra persona. Se te conocen cadáveres por el camino. Esto es, personas que utilizaste mientras recibías un retorno, y después descartaste sin más.

2- Eres una persona informal. Llegas tarde. No haces lo que dices. Te comprometes a cosas que no puedes hacer. No llevas a cabo el seguimiento mínimamente profesional que corresponde a una gestión en marcha. Tu forma de arreglarte transmite una imagen de poca formalidad.

¿Me dejo alguna conducta cuestionable en el tintero? Participa en la discusión dejando un comentario debajo.

Déjame que te invite a leer mi artículo 10 ventajas de medir tu networking

Anuncios

Enciende Tu Negocio con la formación estratégica de Asentiv
Descubre cómo hacer crecer tu negocio con un método que está ayudando a miles de empresarios en más de 20 países. Visita www.spain.asentiv.com

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.