Dudar de uno mismo o del proyecto entre manos es algo más natural de lo que a veces reconocemos en público o en privado.

Nuestra vida entera se desarrolla entre las cumbres del miedo y el valor. Entre dudar de uno mismo y enfrentarse al día a día lleno de confianza.

Mel Robbins explica esa distancia entre la emoción paralizante y la emoción energizante, como ‘el lapsus de 5 segundos’. Vamos, ‘the 5 seconds gap‘.

No sé si son cinco segundos o más. Según el día que tengas. Si te levantas un lunes por la mañana preguntándote por qué haces lo que haces, posiblemente serán más de cinco minutos. O cinco horas.

La buena noticia, es que ese gap no es eterno. Cierto. Puede durar más o menos, pero es finito. Igual que cambias de canal en la tele cuando una película o un programa no te está aportando nada, tienes que ser capaz de cambiar el canal de tu respuesta a la realidad que te rodea.

Si eres empresario, tu respuesta a las dudas define tu resultado. No puedes barrerlas y dejarlas bajo la alfombra.

Image result for remote control

Siguiendo con la ilustración de cambiar de canal, cuando las dudas te llevan a una conducta productiva, son grandes aliadas. Si te llevan a tomar acción. Si te impulsan a analizar mejor. A buscar soluciones. Alternativas. Aunque sea que te lleven a reconocer que necesitas ayuda de un experto en el campo que sea. Usa el mando.

Lo que ya no es productivo es permitir que las dudas te lleven a no tomar decisiones. Imagínate. Dudar de que tu proyecto es viable. Una y otra vez. Y no elaborar o revisar tu plan de negocio nunca. No cuestionar y analizar los indicadores que te ayudan a saber si tu empresa va bien o no. Dejarse arrastrar por la inercia. Vender productos deficitarios con poco margen de beneficio solamente porque lo llevas haciendo mucho tiempo.

Mi propuesta esta semana es que no te conformes con dudar. Permite que tus dudas te estimulen a tomar decisiones y acciones positivas. Cambia el canal a uno productivo.

Dudar es humano, actuar es progreso.

Nathan Manzaneque, Business Consultant at Asentiv

¿Me dejas que comparta contigo uno de mis TED talks favoritos de Mel Robbins que trata justo este tema?

Uno de mis puntos favoritos del TED talk que te animo a escuchar es el de poner la alarma de tu despertador 30 minutos antes cada día. Si esperas a que llegue el momento en que te apetezca hacerlo, desengáñate María, no va a llegar nunca.

Como en muchas cosas que valen la pena en la vida, hay que es-forzar-se. Es decir forzarse uno mismo a hacer algo que no es fácil. O que cuesta trabajo. O que requiere atención. O recursos tales como dinero o tiempo. Esforzarse significa utilizar fuerza. O sea, que para satisfacer nuestras necesidades, tenemos que aceptar la incomodidad de hacer algo extra. Si dejas que tus sentimientos te guíen, el problema es que posiblemente nunca te sientas 100% motivado para salir de tu zona de confort. Cambia de canal. Sal fuera de tu zona habitual. Haz aquello a lo que temes dentro de los 5 segundos iniciales, o terminarás saboteando tus posibilidades.

¿Te atreves a vencer tus dudas?

Publicado por Nathan Manzaneque -

Connecting talent to opportunity | Inspiring change | Sharing | There's no better legacy than honesty

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: