Justo ayer hablaba con un gran empresario (llamémosle Óscar como nombre ficticio) con el que colaboro y este avezado hombre de negocios destacaba uno de los factores que más le han echado para atrás al practicar networking empresarial como método para vender más; la hipocresía.

‘¿Cómo dices?’ Esa fue mi pregunta. Claro que intuía por dónde iba. Pero hacer un esfuerzo para ser agradable no me parecía que ni siquiera se acercaba a hipocresía (Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan). Así que le rogué que me explicara un poco mejor su punto de vista.

Óscar me explicó que es un hombre casero, incluso algo tímido. Adora a su familia, y le encanta pasar cada minuto que tiene libre con sus seres más queridos. Eso le ha llevado tradicionalmente a evitar prodigarse en eventos, saraos, quedadas, comidas y cenas de empresa que se eternizan, etc.

¿Será que Óscar no es una persona orientada a relaciones? ¿Quizá le interesa mucho más conseguir resultados, o seguir una serie de procesos?

¡Nada más lejos de la realidad! Este hombre es una persona cercana, incluso cálida una vez se siente cómodo con la situación y las personas. Tal vez le toma un poco más de tiempo arrancar, pero es una persona bien formada con habilidades sociales bien desarrolladas.

‘Ok, Óscar, nada que objetar. El que tengas un fuerte apego por tu familia y prefieras la tranquilidad para recuperar fuerzas al final de un duro día de trabajo me parece genial. Te escucho…’

A continuación Óscar compartió su reflexión de que no es extraño encontrarse con personas al hacer networking que fingen un interés personal en los demás. Y en concreto a él, le repele sobremanera percibir con claridad cuando hay un motivo ulterior.

‘Lo comparto totalmente’, le dije. ‘Pero en el contexto de la interacción empresarial, casi todo el mundo tiene un motivo más allá: hacer negocio contigo o con tus contactos.’

‘Sí, pero el que alguien intente hacer ver que de verdad se preocupa a nivel personal por ti para conseguir algo, y luego veas claramente que no es así por sus acciones tiene un efecto muy negativo. Prefiero la transparencia de saber que busca colaborar para hacer negocio sin simular una afinidad que no siente realmente. O aún peor, que se conduzca de una manera que va en contra de los principios que pregona en perjuicio tuyo.’

Ahá, pensé. Me viene a la cabeza alguna que otra experiencia en el mundo empresarial que podría ilustrar este punto de vista. Querido lector, ¿has vivido alguna situación de este tipo? Me encantaría saber cómo reaccionaste y cómo fue el desenlace.

Efectivamente, podemos dar con algún que otro networker hipócrita (aquel que actúa con hipocresía). Pero ¿dónde está la línea roja entre procurar ser la mejor versión de ti mismo y ser más falso que un duro de seis pesetas? (lo sé, es que soy de la época de las pesetas, qué le vamos a hacer).

Dale Carnegie decía en 1936 en su libro How To Win Friends And Influence People (Como Hacer Amigos E Influenciar A Los Demás) que la clave está en que realmente tienen que gustarte las personas. Y eso no se puede fingir. Me leí este libro cuando tenía unos dieciocho años, o sea, hace poquito… Hay personas que prefieren los animales a las personas. Otros prefieren las máquinas a los seres humanos. Hacer networking empresarial les va a parecer un suplicio.

¿Puedes seguir la regla Fake It Till You Make It (Fíngelo Hasta Que Lo Consigas)? Está claro que puedes mejorar tu habilidad social si no te gusta la interacción en grupo. Pero más que las formas, es el fondo lo que quizá debamos trabajar primero. No es cómo me hablas. Ni siquiera es qué me dices. Es más bien para qué, por qué me lo dices.

Óscar reconoce que durante mucho tiempo ha sido un hombre-isla. No vio la necesidad de relacionarse e invertir algo de tiempo en desarrollar una red de contactos amplia, fuerte y sólida. Y en la Era de la Colaboración, se ha dado cuenta de que ningún empresario puede permitirse aislarse. Por eso busca contactar con networkers auténticos, íntegros, y transparentes. No le nace fingir cercanía hasta que ésta se desarrolle de forma natural con el paso del tiempo.

¿Conoces entornos de networking empresarial donde predominen este tipo de personas positivas? ¿Irradias tú verdadera Autenticidad, Integridad y Transparencia?

¿Cómo no ser el networker hipócrita? Tu forma de usar el lenguaje verbal y no verbal, y tus acciones, hablarán más alto que lo que digas.

¿Te apetece compartir tus experiencias de networking? Comparte tu punto de vista en un comentario.

 

 

Publicado por Nathan Manzaneque -

Connecting talent to opportunity | Inspiring change | Sharing | There's no better legacy than honesty

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: