Hace un tiempo me surgió la oportunidad de dar una ponencia sobre Design Thinking. Aunque había utilizado los conceptos durante mis servicios de consultoría a empresas, no es lo mismo dar una conferencia, así que investigué en profundidad para dar una visión lo más práctica y precisa posible.

¿Te interesa compartir sobre Design Thinking? Me encantaría charlar contigo sobre cómo aplicarlo a nuestros productos, apps, negocios, estrategias y empresas a mayor o menor escala.

 

Esto no es nuevo ni mucho menos. En el siglo XIX el arquitecto Isambard Kingdom Brunel, el padre del puente colgante de Bristol bajo el que habré pasado unos pocos cientos de veces con el coche (Clifton Suspension Bridge) y del ferrocarril Great Western Railway entre otros grandes logros, ya utilizó eso que ahora llamamos de manera tan molona Design Thinking. O sea, que por mucho que lo pongamos en inglés y tal, no quiere decir que sea tan innovador…

Brunel quería crear la experiencia de ‘flotar sobre la campiña’ inglesa. Para hacerlo tuvo que cavar túneles formidables y cambiar el sistema de transporte a una experiencia totalmente integrada para el pasajero desde Londres hasta el mismísimo Nueva York. No había diseñadores como los entendemos hoy, pero Brunel decidió aplicar los principios de diseño a la innovación en su industria.

Hoy pasamos la mayoría de nuestro tiempo en la escuela y la universidad en pensar de manera convergente. Seleccionamos entre un conjunto de opciones y hemos de construir una solución lógica. Pero la idea de Design Thinking nos propone pensar de manera divergente. Normalmente tendemos a pensar en términos analíticos. La propuesta es a pensar de manera integrada a la hora de solucionar problemas. Manejar diferentes tensiones mentales y aportar una solución creativa a esos desafíos. Usando esta forma de pensar integrada hemos de dar respuesta a tres aspectos del problema-solución:

  • Lo deseable.
  • Lo factible.
  • Lo viable.

Hemos de encontrar una solución aplicada del diseño que dé respuesta a estos tres aspectos.

En lugar de empezar por el negocio, la idea del Design Thinking trata de que empecemos por los deseos, las necesidades y el factor humano. Y para conseguirlo necesitamos conocer de manera muy profunda el sentir del cliente. Cómo es su rutina y cómo le afectan las pequeñas cosas cotidianas. ¿A qué me refiero? Déjame que intente ilustrarlo.

Me gustaría compartir con vosotros una historia que viví cuando vivía en el Reino Unido. Hay una serie de la BBC llamada Dragons’ Den que me encanta a la que me enganché. El concepto era que emprendedores tenían que presentar sus ideas y productos en unos tres minutos ante los Dragones. Los Dragones son multimillonarios que están dispuestos a invertir dinero real en esas ideas, no va en broma la cosa. Después de la presentación, los inversores hacen preguntas para determinar lo deseable del producto, lo factible y lo viable que es, antes de ver si van a invertir y cuánto van a poner. Si te gusta el mundo de la estrategia empresarial, inversiones, marketing y ventas, es muy recomendable.

El punto es que en el año 2007 Shaun Pulfrey (un peluquero de Grimsby en Inglaterra) se presentó como un campeón a Dragons’ Den. ¿Qué crees que presentó? Su invento fue un cepillo para el pelo. Así de fácil.

En su presentación Shaun explicó cuál era el problema que quería solucionar. Los tirones del pelo. Esa mamá (o papá, doy fe de ello) que está intentando peinar a la peque antes de ir al cole y sufre cada día los llantos y agonía de la niña por los tirones malditos. Quien no tiene críos tendrá que hacerse una idea de cómo se siente el cliente objetivo de Tangle Tezzer cada vez que se enfrenta al problema. Shaun pidió 800.000 libras a cambio del 15% de participación en su empresa.

 

Los inversores expertos rechazaron su idea. Es más, se rieron un rato de él. Una de las inversoras, Deborah Meaden dijo que el producto parecía un cepillo para caballos. El producto es tan sencillo que perdieron de vista lo más importante; cuán efectivo era en la solución de un problema cotidiano para el cual aún no había una propuesta de valor realmente efectiva.

Lo que hizo Shaun es montar la empresa por su cuenta sin ayuda de los Dragones y convertir su empresa en un negocio global que para 2016 ya había superado los 200 millones de libras esterlinas en valor estimado.

Al volver la vista atrás Shaun explicó según recogió el Daily Telegraph que lo que más le decepcionaba no era que no hubieran invertido. Para eso están los bancos británicos (vamos a dejar en paz a los españoles…) Lo que él quería era que un inversor con contactos internacionales le ayudara a llevar el producto al mercado global. Y no solamente no le escucharon como merece cualquier profesional sino que se partieron de risa en sus narices.

El amigo Shaun consiguió exportar sus cepillos a más de 60 países. Influencers como Cara Delevigne, Nicole Scherzinger y ‘la Spice pija’ Victoria Beckham son embajadoras de su ‘cepillo para caballos’.

Image result for tangle teezer

Si los inversores hubieran invertido, habrían generado unos 30 millones de libras esterlinas. Casi ná…

Es un ejemplo de perseverancia empresarial, claro está. Pero para mí además es un ejemplo de Design Thinking en estado puro. Shaun Pulfrey se metió en la piel de sus clientes objetivo y buscó una solución creativa que revolucionó todos los parámetros de lo que hasta el 2007 se entendía como cepillarse el pelo, o que te lo cepillen. Definió cómo debía ser la experiencia, y diseño el cepillo en consecuencia.

Lo deseable, factible y viable… primero desde el punto de vista de tus clientes. Y luego diseñamos el producto.

¿Qué opinas? 😉

Anuncios

Enciende Tu Negocio con la formación estratégica de Asentiv
Descubre cómo hacer crecer tu negocio con un método que está ayudando a miles de empresarios en más de 20 países. Visita www.spain.asentiv.com

 

 

 

Publicado por Nathan Manzaneque -

Connecting talent to opportunity | Inspiring change | Sharing | There's no better legacy than honesty

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: