¿Cómo gestionas los desafíos en la empresa?

Gestionar desafíos, problemas, desencuentros, etc forma parte íntegra de la gestión de la influencia. No es posible respetar y confiar en un líder que no sabe gestionar desafíos. Un líder que se pone nervioso y entra a resolver como un elefante en una cacharrería destruye el clima y la cultura de la organización.

Gestionar desafíos tiene dos vertientes. Nuestra habilidad para desafiar a otros con tacto y efectividad y por otro lado nuestra capacidad para manejar las situaciones en las que otros nos desafían. Un buen líder ha de manejar ambos escenarios con soltura.

Quizá estés de acuerdo en que las relaciones de mayor calidad en el mundo empresarial no están libres de conversaciones con una carga de desafío altísima. Si somos capaces de gestionar los desafíos, pueden aparecer mejores resultados y conclusiones de mayor profundidad.

¿Cómo soy yo como la parte que lanza el desafío?

Depende. Depende de si estamos en desacuerdo con alguien. O quizá tenemos que ‘retar’ a alguien porque tiene un desempeño muy pobre en su labor. O es posible que simplemente queramos estimular a la otra parte a testear sus límites de mejora.

Seguramente te has sentido o conoces a alguien que se ha sentido incapaz de hablar claro cuando no ha estado de acuerdo con algo o alguien. Si tienes un rol gerencial o directivo, amigo mio /amiga mía, no tenemos elección.

Es tu obligación hablar alto y claro cuando no estés de acuerdo con algo

Pero hay maneras y maneras de estar en desacuerdo con algo. No aporta nada quedarse en ‘No estoy para nada de acuerdo’, o ‘eso no va a funcionar’. O peor todavía, atacar a la persona o sus posturas. Si lo pensamos bien, ¿no es imposible estar cien por cien en desacuerdo con los demás? ¿Puedes encontrar puntos en los que estás de acuerdo?

Lanza primero tus puntos de acuerdo, y luego comparte aquellos puntos en los que quieres encontrar un acuerdo. Por ejemplo, ofrece un ‘Me encanta tu enfoque en cuanto a los aspectos económicos de la propuesta, nos ayuda mucho ese planteamiento. De todas maneras no puedo sentirme cómodo con ciertos elementos de la misma.’ O algo así como ‘Es una perspectiva muy interesante aunque no estoy de acuerdo con todos los detalles, ¿te parece que los analicemos en profundidad en su momento?.’

Estar en desacuerdo es la primera parte de un proceso. Tras comunicar con efectividad y tacto ahora toca trabajar para alcanzar puntos de acuerdo.

¿Qué estilo de gestión de los desacuerdos te funciona mejor? ¿Tienes alguna experiencia que te gustaría compartir?

Déjame tu comentario y comparte este post

Anuncios

ETN - Enciende Tu Negocio con la formación estratégica de Asentiv

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.